Seguro que has oído hablar de miles de fraudes que se realizan con las tarjetas de crédito y de lo inseguras que son, lo que te provoca un verdadero temor a la hora de utilizarlas para realizar tus pagos. Sin embargo, no debes de temer demasiado porque la seguridad de las tarjetas de crédito es cada vez mayor, al igual que el respaldo que proporcionan los bancos en caso de pérdida o robo.

Por otro lado, cada vez es más habitual que las tarjetas de crédito incluyan un seguro de robo, de forma que si alguien utiliza tu tarjeta de manera fraudulenta, el banco te compensará por esos gastos.

De todas formas, siempre es conveniente utilizar la tarjeta de crédito de manera segura, para lo que basta con seguir unos consejos que detallamos a continuación:

  1. No facilitar los números de la tarjeta a cualquiera: Lo ideal sería no facilitar nunca los números por teléfono, pero, en ocasiones, es necesario, así que facilítaselos solo a aquellos establecimientos en los que confíes plenamente.

  1. No pierdas la pista a tu tarjeta: Especialmente en restaurantes. En demasiadas ocasiones el camarero recoge tu tarjeta y luego tarda una eternidad en devolvértela con el recibo para que lo firmes. Siempre que puedas, y si el establecimiento no tiene datáfonos inalámbricos, intenta pagar en el mismo mostrador en el que se encuentre el datáfono, así tu tarjeta no estará fuera de tu vista en ningún momento.

  1. Si sospechas, no saques dinero: Una de las tácticas más habituales para el fraude es el desdoblamiento de tarjetas a partir de copias que realizan en cajeros automáticos, así que si notas cualquier cosa rara en el cajero del que vas a retirar dinero, olvídate y vete a otro.

  1. Compras Online: La seguridad en la red es cada vez mayor, y las plataformas de pago garantizan las compras absolutamente seguras. Sin embargo, siempre es conveniente que no compres con tu tarjeta en cualquier página. Asegúrate que tiene las plataformas de seguridad adecuadas.