Se suele meter en el mismo saco de tarjeta de crédito a cualquier método de pago “de plástico”. Es decir, el consumidor no suele diferenciar entre los tipos de tarjetas de crédito que hay en el mercado, pero es muy importante saber diferenciarlas, ya que unas acarrean mayores gastos que otras.

Existen dos tipos de tarjetas de crédito: las tarjetas de débito y las tarjetas de crédito.

¿Qué es una tarjeta de crédito?

Una tarjeta de crédito, propiamente dicho, tiene la característica de que aplaza el pago de tus compras hasta un período determinado, e incluso fracciona el pago de la misma, pero, eso sí, cobrándote un interés (elevado, en la mayoría de las ocasiones) por ello.

La gran ventaja es que te permite hacer pagos aún cuando tu saldo no te llega para ello, pero la gran desventaja de que cualquier pago que realices con ella te saldrá más caro, ya que al final tendrás que pagar el importe más el interés.

Las tarjetas de crédito más conocidas y utilizadas son la Visa, la MasterCard y la American Express.